19 oct. 2009

Vivir bajo las bombas

Lecciones para un presente y un futuro La Guerra Civil Española (1935-1939) y su secuela, el exilio, marcaron una etapa de la historia y de la cultura cubanas, con una repercusión que aún convoca al recuento y al estudio. Una cifra significativa de cubanos participó en esa contienda en calidad de voluntarios, integrando las Brigadas Internacionales. Algunas búsquedas documentales recientes permiten arriesgar la afirmación de que fue precisamente Cuba el país que contribuyó con mayor cantidad de combatientes a la defensa de la República. Quizá la figura que ha simbolizado con más claridad este aporte haya sido Pablo de la Torriente Brau, en quien se resume no solo la combatividad, el arrojo y la claridad política ante las implicaciones de aquella guerra, sino también la cualidad del creador que decide su compromiso histórico a favor de la supervivencia de la cultura, de la cual es fruto. En 1937 se celebró el Congreso Internacional de Escritores por la Defensa de la Cultura, que recorrió las ciudades de Madrid, Valencia y Barcelona, y en el cual nuevamente los intelectuales cubanos tuvieron una destacada representación en la presencia de Nicolás Guillén, Juan Marinello, Félix Pita Rodríguez y Alejo Carpentier quien escribiría en la introducción a sus crónicas (España bajo las bombas, Crónicas de España, Editorial Letras Cubanas, 2004): “Trataré, pues, de hacer un historial del Segundo Congreso Internacional de Escritores, llevando paralelamente una especie de cámara fotográfica destinada a fijar lugares y gentes, así como un micrófono para recoger palabras y sonidos. Citaré frases enteras de escritores o de poetas que supieron plasmar, mejor que yo, una frase o una emoción. Trataré de llevaros conmigo al frente de Madrid y a los campos de batalla de Guadalajara; a la sede de las Brigadas Internacionales y a los sótanos de la iglesia de San Francisco el Grande; citaré poemas y contaré anécdotas, porque nada de lo que se refiera a la España de hoy resulta exento de contenido humano.” El exilio provocado por la crueldad de la guerra y la represión de las fuerzas fascistas constituyó, en medio del drama de la destrucción y el desarraigo, otra corriente de rica savia para nuestra cultura. Poetas, filósofos, editores como Juan Ramón Jiménez, María Zambrano, Manuel Altolaguirre, entre muchos otros, dejaron una huella indeleble en la literatura, el arte y el pensamiento cubanos. Motivados por estas razones, y con el interés de regresar periódicamente a un acontecimiento que consideramos no ha agotado sus lecciones para un presente y un futuro signados por una creciente polarización, varias instituciones cubanas (Fundación Alejo Carpentier, Centro Dulce María Loynaz, Festival Internacional de Poesía de La Habana, Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau y la Sociedad de Beneficencia Andaluza) auspiciaron una jornada que, bajo el título “España bajo las bombas. Guerra civil y exilio. 70 años después” incluyó dos paneles que argumentaron sobre la actualidad de esos eventos, partiendo de la visión de dos creadores que los testimoniaron con relevantes sentido humano y valor artístico: Alejo Carpentier y María Teresa León. En el primer panel, “España bajo las bombas”, la Dra. Margarita Mateo Palmer realizó un análisis literario de las crónicas que, con el mismo título, Alejo Carpentier publicó en 1937 en la revista Carteles, y fueron escritas durante su estancia en España como participante del Congreso por la Libertad de la Cultura. Por su parte, la Dra. Ana Cairo argumentó sobre el vínculo raigal de Alejo Carpentier con la cultura española, y que la Guerra Civil contribuyó a acentuar. Por último, la licenciada María Sánchez dio a conocer algunos resultados de la investigación que realizó recientemente en los archivos del Kuomintern en Moscú, y que han permitido revelar información inédita sobre la presencia de los cubanos en las Brigadas Internacionales. El segundo panel se dedicó a enfatizar el decisivo papel que desempeñó la escritora española María Teresa León en el salvamento, a nombre de la República, de las riquezas artísticas del Museo del Prado, empresa que recogió en el testimonio La Historia tiene la palabra, publicado para la ocasión en los Cuadernillos Fe de Vida. Imagen y Palabra, del Centro Dulce María Loynaz. Se completó este abordaje con la proyección del documental Las cajas españolas sobre el salvamento del tesoro artístico durante la Guerra Civil. Este dossier pretende ofrecer una información general sobre esta jornada, incluyendo la transcripción de algunas de las intervenciones de los panelistas como Ana Cairo y Margarita Mateo, entrevistas con cubanos combatientes en la Guerra Civil Española, las cuatro crónicas que Alejo Carpentier publicó en Carteles, a las que se han sumado otras dos de particular importancia en el tratamiento de estos acontecimientos: “Abajo la inteligencia, viva la muerte”, y “La muerte de Miguel Hernández”. Daniel García Santos • La Habana Foto y artículo tomados de La Jiribilla

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...