28 sept. 2011

Renuncia el ministro del Interior de Bolivia luego de represión a indígenas



Sacha Llorenti y su viceministro son responsabilizados de excesos de la policía contra opositores a carretera.

El viceministro boliviano del Interior, Marcos Farfán, y el ministro de Gobierno de Bolivia, Sacha Llorenti, renunciaron este martes por causas relacionadas con la represión violenta contra una marcha de indígenas que se que se oponen a la construcción de una carretera en una reserva ecológica de ese país.

Marcos Farfán, tenía al mando una fuerza policial que se encargó de reprimir la marcha del domingo y será sometido a una investigación, informaron este martes fuentes oficiales, mientras que Llorenti renunció debido a acusaciones generalizadas en su contra.

"Queremos informar que el viceministro Marcos Farfán ha presentado su renuncia a objeto de someterse a una investigación y él tendrá que asumir responsabilidad sobre los sucesos del día domingo", anunció en rueda de prensa el ministro de la presidencia, Carlos Romero.

En conferencia de prensa en la casa de Gobierno, Llorenti informó que deja el cargo abrumado por acusaciones que lo responsabilizan de los excesos policiales registrados el domingo contra la construcción de una ruta sobre una reserva ecológica, cargos de los que se declaró inocente.

"Voy a defenderme en el llano (de las acusaciones). Hago pública esta decisión (de renuncia) para evitar cualquier tipo de instrumentalización" política al respecto, dijo la autoridad, blanco de críticas por la brutal represión policial, que fuera condenada inclusive por el presidente Evo Morales.

"No abandono el barco porque se va hundiendo sino, todo lo contrario, doy un paso al costado con el humilde afán de que el barco del proceso revolucionario avance con mayor rapidez", señaló Llorenti, que asumió la cartera en enero de 2010.

Se trata de la segunda dimisión por esa causa en el gabinete de Morales. El lunes había dimitido la ministra de Defensa, Cecilia Chacón. "No comparto la intervención de la marcha que ha asumido el gobierno y no puedo defender o justificar la misma en tanto existan otras alternativas en el marco del diálogo", afirmó Chacón en la misiva al mandatario.

Previamente, Llorenti había responsabilizado a su viceministro Marcos Farfán de haber decidido y dirigido la operación que desmanteló la marcha de indígenas, pero el aludido negó la acusación.

En la ola de descontento, también renunció al cargo la directora de Migración, María René Quiroga, una activista de los derechos humanos, en protesta porque "se arremetió contra los compañeros campesinos en un episodio imperdonable".

Unos 20 indígenas, entre adultos y niños, continúan desaparecidos tras la intervención policial que desarticuló el domingo una marcha de nativos que protestaban contra la construcción de una carretera en la Amazonía boliviana, dijo este martes una diputada indígena.

"Por lo menos hay 20 personas que no aparecen en ninguno de los campamentos, pero queremos mantener la calma, porque aún estamos cruzando información", señaló Blanca Cartagena, encargada de llevar un censo en esta población, ubicada a unos 400 kilómetros al noreste de La Paz.

De los 20 desaparecidos, "la mayoría son adultos, pero hay también niños que nos están preocupando", acotó la parlamentaria, quien afirmó que "ya son dos o tres días que no tenemos noticias de ellos".

Varios niños -aseguró- fueron ocultados por sus padres en "las ramas de los árboles" cuando comenzó la intervención policial, y es probable que luego sus progenitores hayan sido detenidos, y por ello se separaron.

En San Borja aún no aparece la niña de nueve años Valeria Melgar Eutando, y su madre, Jenny, continúa esperando noticias de ella, indicó por teléfono desde el poblado de San Borja el dirigente indígena Rafael Quispe, quien se encuentra organizando a los que allí se refugian.

"Valeria sigue desaparecida (...), estamos haciendo más búsquedas por la zona para encontrar a más hermanos" indígenas, acotó el líder nativo.

El domingo pasado la policía desarticuló la columna de indígenas que marchaba en protesta contra el proyecto de una ruta que debe pasar por una reserva natural, dejando un saldo aún no cuantificado de heridos y detuvo temporalmente a cientos de dirigentes para obligarlos a retornar a sus lugares de origen.

Pero el lunes todos ellos fueron liberados por presiones de pobladores locales, y este martes unos 300 indígenas se encuentran en Rurrenabaque, y otros 200 a 300 están en San Borja, a la espera de nuevas instrucciones luego de que la víspera el presidente Evo Morales anunciara que paraliza temporalmente la construcción de la carretera.

Afp

Tomado: La Jornada.unam.mx

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...