21 nov. 2011

Libertad en USA: Cincuenta policías vigilan encuentro de Arundhati Roy con Occupy Wall Street


Arundhatí Roy
Nueva York, 18 de noviembre. La escritora Arundhati Roy, tal vez la voz internacional progresista más reconocida de India y figura indispensable de oposición al modelo neoliberal e imperial en el mundo, consideró que el movimiento Occupy Wall Street ha rescatado el «derecho a soñar»en Estados Unidos y ha creado un aliado inesperado para las luchas sociales por la justicia alrededor del mundo.

«Lo que ustedes han logrado desde el 17 de septiembre, cuando inició el movimiento Ocupa en Estados Unidos, es introducir nueva imaginación, un nuevo idioma político, al corazón del imperio», declaró en un foro de estudiantes aliados con Ocupa Wall Street en Nueva York esta semana.

«Ustedes han reintroducido el derecho a soñar en un sistema que intentó convertir a todos en zombies hipnotizados con hacer equivalente el consumismo con la felicidad y la realización», declaró.

En un acto de la llamada Universidad del Pueblo, proyecto de estudiantes en la Universidad de Nueva York como parte del movimiento Ocupa, Roy recordó que hay ocupaciones estadunidenses en Irak y Afganistán, mientras sus aeronaves no tripuladas matan civiles en Pakistán, y que miles de tropas y escuadrones de la muerte estadunidenses se trasladan a África, mientras continúa la amenaza de una guerra contra Irán.

«Desde la Gran Depresión, la manufactura de armas y la exportación de la guerra han sido maneras claves en que Estados Unidos ha estimulado su economía», afirmó.

Todas esas guerras, con millones de vidas apagadas, han sido ejecutadas para “asegurar el american way of life”.

“Hoy sabemos que el american way of life –modelo al que se supone que debería aspirar el resto del mundo– ha resultado en que 400 personas sean dueñas de la riqueza de la mitad de la población de Estados Unidos”, afirmó.

Agregó que también es lo que ha llevado a que miles de personas sean expulsadas de sus hogares y empleos, mientras el gobierno estadunidense rescata bancos y empresas.

Indicó que su propio país, India, «adora la política económica estadunidense» y, por tanto, después de 20 años de economía de libre mercado, los 100 más ricos son dueños de bienes con un valor de una cuarta parte del PIB, mientras 80 por ciento del pueblo vive con un ingreso menor de 50 centavos estadunidenses al día; unos 250 mil granjeros, ante la situación, se han suicidado.

«Llamamos a esto progreso y ahora nos consideramos un superpoder. Como ustedes, estamos bien calificados: tenemos bombas nucleares y una desigualdad obscena.»

Pero, subrayó, lo que hoy se ve alrededor del mundo es la gente diciendo basta ya a todo eso. «El movimiento Ocupa se ha sumado a miles de otros movimientos de resistencia por todo el mundo, donde los más pobres se ponen de pie y detienen a las empresas más ricas».


Roy afirmó que para los participantes en estos movimientos de resistencia en otras partes del mundo, «pocos de nosotros soñamos que los veríamos a ustedes, el pueblo de Estados Unidos, de nuestro lado, tratando de hacer esto en el corazón del imperio. No sé cómo comunicar la enormidad de lo que esto significa».

Afirmó que el objetivo común de estas luchas es poner un alto a «este sistema que manufactura desigualdad», y entre las demandas claras deberían estar el límite a lo que una empresa puede controlar entre diversos sectores económicos, que todos los recursos naturales y la infraestructura esencial de un país no pueden ser privatizados y que todos deben tener derecho a vivienda, educación y servicios de salud.

“Esta lucha ha despertado de nuevo nuestra imaginación. En algún momento en el camino el capitalismo redujo la idea de justicia a sólo significar ‘derechos humanos’, y la idea de soñar igualdad se volvió blasfemia. No estamos luchando para reformar un sistema que necesita ser sustituido.”

En el intercambio con estudiantes después de su presentación, se le preguntó su opinión sobre el uso o no de la violencia en las luchas sociales.

«La no violencia es una estrategia de resistencia cuando existe una audiencia que simpatiza con ese movimiento (…) como aquí; ustedes tienen una audiencia, viven sobre la televisión». Pero, continuó, si uno está en el bosque en una esquina retirada de India o algo parecido, «donde la gente tiene demasiada hambre como para hacer una huelga de hambre» y no hay una audiencia, «las armas también son una opción como táctica de resistencia».

Un estudiante universitario de 20 años pidió consejos sobre qué hacer con la complacencia de tantos de sus compañeros ante la situación en este país y el resto del mundo.

Roy contestó que «la gente que está suficientemente cómoda como para ser complaciente no estará en la vanguardia de la revolución, pero no podrá estar tan cómoda por mucho tiempo más. Por ahora, hay que dejarlos observar».

La lluvia obligó a los organizadores a trasladar este acto inicialmente programado para Washington Square. La famosa iglesia Judson, a un lado de esa plaza, les ofreció refugio para el foro. Uno de los jóvenes organizadores del acto estaba en medio de la plaza, con una pancarta y un paraguas, para informar a los asistentes que pasaran al templo.

El foro también había interesado a cuatro camionetas llenas de policías y tres patrullas que estaban estacionadas en el centro del parque. Al preguntarle al joven si él era tan peligroso como para ameritar tal presencia oficial, respondió que sí, informando que había unos 50 agentes en espera. «Pero me han subestimado», bromeó.

Al parecer, Roy y unos cuantos estudiantes son una amenaza potencial al orden público. (Tomado de La Jornada)

Tomado: Lapupilainsomne.wordpress.com
Artículo relacionado:
Un canto de rebeldía que retorna con Occupy Wall Street: Now! (video y letra)

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...