28 jul. 2011

La avivada de los indignados


Los policías desalojan ayer a grupos de indignados del Paseo del Prado, en Madrid.
Imagen EFE 
En Madrid, con picardía y sin utilizar la fuerza, cinco indignados vestidos con camisas, corbatas y vestidos largos burlaron la seguridad del Congreso para entregar un manifiesto con las demandas de las asambleas del interior.
Las autoridades españolas acusaron recibo de la protesta que regresó a Madrid el fin de semana. Con picardía y sin utilizar la fuerza, cinco indignados vestidos con camisas, corbatas y vestidos largos burlaron la seguridad del Congreso de los Diputados para entregar un manifiesto donde se incluyeron las demandas de las asambleas del interior del país. Luego de sortear el cordón policial, los manifestantes dejaron un petitorio de diecisiete páginas en el interior del recinto. “Lo que queríamos era hacer llegar la voz de los pueblos. Este trabajo está hecho, nos vamos a casa”, dijo Borena, una joven que arribó el viernes a Madrid, desde Barcelona, para participar de la movilización que culminó el domingo en Puerta del Sol. Setenta personas alojadas en tres tiendas y rodeadas de policías celebraron con gritos y abrazos el regreso de los infiltrados, que minutos antes fueron recibidos por un vocero de Izquierda Unida.

Los indignados volvieron a copar la capital española durante el fin de semana, convirtiendo espacios públicos como el Paseo de las Cortes en improvisados campamentos. Con sus compañeros de regreso, explicaron que la intención no fue impedir la entrada de los diputados al Congreso –tal como sucedió en el Parlamento catalán hace algunas semanas–, sino hacerles llegar una serie de peticiones. Una vez que el campamento fue levantado, los jóvenes que eludieron el vallado aseguraron que los legisladores de IU los habían invitado al edificio de los grupos, frente al Congreso. Sin embargo, fuentes de ese partido desestimaron esa versión al afirmar que fueron los indignados quienes se contactaron con ellos. El portavoz de IU que recibió el documento dijo que le haría llegar el escrito a Gaspar Llamazares, vocero en el Congreso. Más tarde, el mismo Llamazares admitió que el texto estaba en manos del presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Mientras se negociaba la entrega del manifiesto, cien indignados eran desalojados con violencia por la policía madrileña del Paseo del Prado, donde realizaban una sentada pacífica en tres de los cuatro carriles de la calle. Por la noche, las protestas volvieron con cortes en la Gran Vía. Desde Twitter, @acampadasol informó que esa marcha comenzó en el boulevard central del Paseo del Prado y se dirigió hacia Cibeles. Acompañados por un fuerte dispositivo policial, los manifestantes continuaron por Alcalá al grito de “nos tocan a una, nos tocan a todas” o “ninguna agresión sin respuesta”. Un gran cartel con la leyenda “no es una crisis, es el sistema” encabezaba la columna que, a la altura de la Gran Vía, cortaba todos los carriles de la calzada.

A minutos de finalizada la movilización, un militante del 15-M confirma el desalojo de las fuerzas de seguridad. “Esta mañana se produjo una carga policial sobre la calle Carrera de San Jerónimo, donde desalojaron y arrastraron a los compañeros que se encontraban acampando”, denuncia Chema Ruiz Loza, miembro de Democracia Real YA (DRY) Madrid, en diálogo con Página/12. El activista señala que, durante toda la tarde, se produjeron cortes y acampadas en Neptuno, Cibeles, la Castellana y Gran Vía, pero que no hubo detenidos durante las refriegas con la policía.

Los indignados españoles esperan organizar una gran movilización en toda España para el 25 de septiembre: será la previa de una futura convocatoria a nivel mundial. “Estamos trabajando de cara a una gran manifestación para el 15 de octubre, incluso, queremos extenderla fuera de Europa”, adelanta Ruiz Loza. Asegura, además, que la organización ya hizo contactos con otros indignados en Egipto, Inglaterra, Portugal y Grecia. “Se ha creado un grupo internacional, si bien estamos todavía decidiendo el lema, tenemos pensado seguir con las reivindicaciones del 15-M”, apunta el integrante de DRY-Madrid.

“Acá hay asambleas casi todos los días”, asegura Ignacio Murgui, de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Madrid. “En la marcha que partió hacia Bruselas se anunció la convocatoria para el 25 de septiembre”, agrega, movilización que entre sus principales demandas se opondrá a la ley hipotecaria (que actualmente prevé un serie de desalojos compulsivos) y por el derecho a la vivienda. Murgui estima que, posiblemente, el lema de la movilización del 15 de octubre condense el espíritu que dio nacimiento al 15-M: “Europa para los ciudadanos y no para los mercados. No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”.

Adrián Pérez.

Tomado: Página 12.com.ar
Artículos relacionados.
Las propuestas "indignadas" entran en el Congreso
Concentración pacífica itinerante frente al Banco de España y sedes de agencias de calificación

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...