7 dic. 2011

Revoluciones en el siglo XXI: ¿Se convocan por Twitter? Se ganan en la calle


Medios alternativos y redes sociales, nuevos escenarios de comunicación política en el ámbito digital

La nueva era no se avecina, ya está aquí. Aunque millones de seres humanos carezcan de luz eléctrica, agua potable, no sepan leer ni escribir, otros millones viven conectados a las nuevas tecnologías en un cibermundo que simula ser de ciencia ficción donde conocen gente, conversan con amigos, realizan compras, se enteran de las últimas noticias y, más recientemente, se citan, indignados, para tomar las calles de Egipto, España u ocupar Wall Street. 
Quienes así utilizan la red, toman los medios alternativos y las redes sociales como referencia, portadores de otras informaciones que en ocasiones so silenciadas por los medios de comunicación tradicionales. Precisamente sobre el rol de los medios alternativos y las redes sociales como nuevos escenarios de comunicación política en el ámbito digital se discutió en el taller que durante los días 29 y 30 de noviembre tuvo lugar en el Palacio de las Convenciones de La Habana con participantes de Venezuela, Argentina, México, Brasil, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, El Salvador, Italia, Francia, España, y, por supuesto, Cuba.

¿Cuál es el rol de los medios alternativos y las redes sociales? Fue una de las preguntas que atravesó la discusión de las diferentes sesiones de trabajo. Las respuestas vuelven a enfrentar, parafraseando a Umberto Eco, a nuevos apocalípticos e integrados. Ante quienes destacan que las redes sociales han ayudado a difundir las convocatorias a ocupar las calles, responden quienes recuerdan que ya estaban dadas las condiciones objetivas para las revoluciones, aquellas mismas que Lenin describiera el siglo pasado.

Otra de las interrogantes que movió los debates fue: ¿qué estrategias diseñar para hacer más efectivo el trabajo de los medios alternativos? Interpelación urgente si se quiere porque, como recuerda el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla: “Es esencial que los movimientos de rebeldía que transcurren hoy en el planeta, signifiquen una alternativa en el ciberespacio, pero que sobre todo signifiquen una alternativa política”.

En la misma cuerda reflexionaba el profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, Raúl Garcés: “No se puede pensar la comunicación sin al mismo tiempo pensar la política”. “Este cambio no es solo tecnológico, también es cultural”, alertaba Arturo García, del periódico mexicano La Jornada. Por otra parte, Rosa Miriam Elizalde, editora del sitio web Cubadebate, llamó la atención “sobre la necesidad de asumir críticamente la revolución tecnológica que vivimos y las instituciones e instrumentos que van apareciendo en su entorno, para no perder la oportunidad de comprender mejor la dimensión social de este proceso y cómo nos afecta, y para asegurarnos de no reforzar las estructuras de dominación. La información necesaria para poder tomar la decisión de confiar en alguien o algo, depende de que sepamos qué es lo que sucede ahí afuera”.

Para la profesora del Instituto Internacional de Periodismo, Milena Recio: “Las batallas políticas, en la sociedad global, que se construye a sí misma también a instancias de esta web 3.0 que se nos viene encima, ya no discurrirán mayoritariamente entre grupos elites, entendidos en las artes de la diplomacia, el discurso mediático o la tradición politológica”.

La dimensión de esta tesis se entiende cuando se consultan las cifras de acceso a la red de redes en el mundo. Según el sitio web Whats new, “Diciembre de 2010 cerró con el 30% de la población mundial; aproximadamente dos mil millones de personas conectadas a Internet en todo el mundo, y las proyecciones indican que este ascenso trepidante se disparará en muy pocos años debido a la irrupción de la Internet móvil y en un mundo que actualmente cuenta con cinco mil cien millones de teléfonos móviles y un porcentaje cada vez más creciente de Smartphones”1.

En consecuencia, hay que añadir nuevos modos de convocar y movilizar a los habitantes de este mundo hiper/interconectado, parecen decirnos no solo el 15M u Occupy Wall Street, sino también la experiencia que narró Ysmel Serrano, como coordinador del Twitter del Presidente venezolano, @chavezcandanga. Desde abril de 2010, cuando Hugo Chávez abrió su cuenta en esta red social, se ha convertido en el segundo mandatario más seguido del mundo, ha recibido cuatro millones 112 mil 500 mensajes desde su apertura y aumenta mensualmente un promedio de 105 450 usuarios. Es otra vía de comunicación del Presidente con su pueblo —comentaba Ysmel—, se ha convertido en fuente de información incluso para los medios tradicionales.

Pero no por comunicarse por Twitter el presidente Chávez ha dejado de estar presencialmente entre su pueblo, sin que medie ninguna red social, así como se reúnen los ocupantes de plazas norteamericanas, dispuestos a servir de micrófonos humanos, cuando la censura prohíbe los altavoces, según cuenta la profesora y activista norteamericana Karen Wald: “Esto logró que miles de personas se enteraran de lo que pasaba, los últimos sabían qué había dicho esta persona que no tenía micrófono”.

“La realidad se cambia con la acción humana”, señalaba Javier Couso, el hermano de José Couso, el camarógrafo español asesinado por las fuerzas militares norteamericanas durante la invasión a Irak y parecía evocar al periodista Pascual Serrano cuando decía: “Las redes sociales existen y son importantes, pero no son nada si la gente no se moviliza”. Por ello tampoco sustituyen las tecnologías a los seres humanos que se forman cual barricadas en las calles del mundo, expuestos a ser rociados con gas pimienta en Nueva York, empujados y llevados a las cortes en España, apaleados en las plazas de Egipto y Túnez. Como afirmaba el escritor y periodista español Isaac Rosa en febrero de este año: “No dudo que Internet ayuda, facilita las comunicaciones y rompe bloqueos informativos. Pero lo que estamos comprobando estos días es lo contrario: que las revoluciones se siguen ganando en la calle”2.
Referencias:
1. http://wwwhatsnew.com/2011/01/31/internet-en-cifras-y-su-futuro/

2.http://blogs.publico.es/trabajarcansa/2011/02/02/las-revoluciones-todavia-se-ganan-en-la-calle/

Y. Polanco y R. A. Hdez. • La Habana

Tomado: La Jiribilla.cu
Artículos relacionados:
Tenemos que tejer entre todos redes y alianzas de comunicación
Internet permite contribuir a la lucha contrahegemónica
¿Y si ocupáramos, además de Wall Street, las trasnacionales mediáticas?
Si utilizamos adecuadamente los medios de Internet nos pueden ayudar muchísimo
De la Ciberguerra a la Ciberdefensa activa

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...